Hacia estudios de biomedicina sin utilizar animales: cientificos generan el modelo hepático in vitro más avanzado hasta la fecha

Un gran avance para reemplazar el uso de animales en medicina hepática!

Científicos del Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa (WFIRM) han desarrollado los mini-hígados in vitro más sofisticados hasta la fecha. Estos organoides pueden ayudar a los científicos a comprender mejor ciertas enfermedades hepáticas congénitas, así como a acelerar los esfuerzos para crear tejido hepático en el laboratorio para el trasplante a los pacientes.

La creación de mini-órganos es un área relativamente nueva de la ciencia para reemplazar modelos animales que no son precisos. Los organoides hepáticos, hechos con células humanas, tienen menos de 0.5 cm de diámetro. Si bien los científicos ya han creado organoides hepáticos para analizar nuevos fármacos para la toxicidad hepática, los hígados desarrollados en esta investigación representan varias “primicias” en la búsqueda de construir un modelo funcional de desarrollo del hígado humano.

“Este modelo imita mejor el desarrollo fetal y la función del hígado humano”, dijo Shay Soker, Ph.D., profesor de medicina regenerativa en WFIRM, que es parte del Wake Forest Baptist Medical Center. “Esperamos que estos organoides mejoren nuestra comprensión de cómo las enfermedades hepáticas, especialmente las enfermedades congénitas, comienzan y progresan para que se puedan desarrollar mejores tratamientos”.
Para hacer los organoides, los científicos permiten que las células progenitoras del hígado fetal, una célula inmadura que está destinada a convertirse en una célula hepática especializada, se autoensamblen en un disco pequeño. Los organoides resultantes, que se ensamblan en dos o tres semanas, son los primeros en modelar el desarrollo real del hígado humano.
La investigación es significativa de dos maneras. Primero, los científicos demostraron que estos organoides generaban hepatocitos, las principales células funcionales del hígado. Este logro representa un hito en el trabajo para crear tejido hepático de bioingeniería verdaderamente funcional para el trasplante en pacientes.
En segundo lugar, mientras que otros científicos han demostrado que los hígados cultivados en laboratorio pueden generar conductos biliares, este es el primer estudio que muestra la maduración gradual de los conductos biliares exactamente como se puede observar en el hígado fetal humano. Los conductos biliares transportan bilis, un líquido que secreta el hígado y se acumula en la vesícula biliar para digerir las grasas. Este modelo de desarrollo de los conductos biliares puede usarse potencialmente para estudiar la atresia biliar de la enfermedad hereditaria que ocurre en los bebés. Con esta enfermedad, el drenaje de la bilis se ve afectado, por lo que es fatal en los casos más graves.

Este es un gran paso en el reemplazo de animales de laboratorio, desde NMV aplaudimos la iniciativa.

Publicación asociada: Vyas, D., Baptista, P. M., Brovold, M., Moran, E., Gaston, B., Booth, C., … & Soker, S. (2018). Self‐assembled liver organoids recapitulate hepatobiliary organogenesis in vitro. Hepatology, 67(2), 750-761.

 

Advertisements