QUIENES SOMOS

No Más Vivisección comenzó en abril de 2005, con el objetivo de coordinar actividades relacionadas con el Día Internacional del Animal de Laboratorio, buscando el cierre del bioterio de primates de la Pontificia Universidad Católica, como campaña de lo que fue la Coalición por los Derechos Animales. Esta campaña culminó exitosamente cuando en enero del 2008 el bioterio fue cerrado y 88 monos capuchinos fueron trasladados a un santuario en Inglaterra. Además de haber significado el fin de una vida de abusos para estos animales rescatados, el desarrollo de la campaña implicó denunciar ante la sociedad la existencia de los experimentos en animales.

Una vez finalizada la campaña contra el bioterio de primates, se fijó como prioridad un nuevo objetivo, lograr la prohibición a las pruebas en animales para cosméticos en Chile. Se comenzó un trabajo de concientización sobre este tipo de experimentos y la difusión del boicot a marcas de cosméticos que realizan esta práctica, mientras se daba apoyo a campañas internacionales como SHAC (Stop Huntingdon Animal Cruelty), mediante manifestaciones frente a compañías ligadas a contratos para pruebas en animales en los laboratorios de Huntingdon Life Sciences.

Desde el año 2012 comenzamos a investigar las cifras de animales vendidos por el Instituto de Salud Pública (ISP) y los ingresos obtenidos de estas ventas, lo que ha causado gran impacto: entre los años 2000 y 2018, ISP ha vendido más de 3,4 millones de animales, con ingresos sobre los 3.300 millones de pesos chilenos (datos obtenidos a través de Ley de Transparencia 20.285).

Actualmente estamos promoviendo una propuesta para que definitivamente se prohíban en el país las pruebas en animales en cosméticos, odorizantes y productos de higiene, y la comercialización de este tipo de productos que hayan sido probados en animales, mediante una modificación a la Ley 20.380, de protección animal.